CARTA A UN USUARIO

Querido usuario de mi Unidad de Trabajo Social:
Lo siento. Siento tener que estar pidiéndote mil papeles para acreditar tu sufrimiento, para que alguien, en algún despacho decida que sí, que lo estás pasando mal, que eres merecedor de una dádiva que graciosa, amable, solidaria y benefactoramente te concederá el Estado (después de esperar seis meses). Quiero que sepas que para mi no estás bajo sospecha, que sé que te ha costado acercarte hasta aquí, que tus lágrimas cuando hemos hablado eran reales, que has pensado de “todo, incluso abandonar, pero tienes una familia en la que pensar “. Siento tener que decirte que una ayuda de emergencia social tardan tres meses en contestarla, y lo siento por tí, y también por mí, pues me parece formar parte de un engranaje perverso que diciendo que se ocupa de las personas las denigra y maltrata. Quiero agradecerte tu actitud para conmigo, tu educación, el hecho de que en ningún momento me confrontaras,o te enfadaras, ese guiño cómplice con mi trabajo:-”seguro que hoy has atendido a diez más como yo”- en una demostración de empatía natural que nace de un sentimiento de solidaridad verdadera, nada artificiosa ni ideológica, sino vital. Y, finalmente quería agradecerte el que aún con todo lo que te había dicho de las dificultades y los tiempos, de los engorrosos trámites, de las escasísimas cuantías… me dieras las gracias tres veces por haberte escuchado.
Queria escribirte esta carta porque se me olvidó decirte una cosa: además del Trabajador Social que te escuchó, soy, para todo lo demás, tu compañero.

Anuncios
Deja un comentario

13 comentarios

  1. Cómo te comprendo, Pedro. Es tremendo cuando sólo podemos escuchar y acompañar, pero al menos eso, lo sabemos hacer. Un abrazo, compañero, y mucho ánimo!

    Responder
  2. DAVID

     /  noviembre 28, 2013

    Enhorabuena por el texto.

    Responder
  3. Alba

     /  noviembre 29, 2013

    comparto plenamente lo que dices.Escuchar y que el/la usuari@ se sienta escuchad@ y repetad@ es, en muchisimas ocasiones, lo único que podemos hacer…
    Un saludo.

    Responder
  4. Junto con al buenhacer profesional también se tiene la denuncia (esta carta es una muestra) y la lucha. No olvidemos la faceta de agentes de cambio. Enhorabuena.

    Responder
  5. Emilia

     /  noviembre 30, 2013

    Muchas gracías Pedro por plasmar con detalle el hondo sentimiento que a diario tenemos como trabajadores sociales al atender a nuestra vulnerable población. Angustia, impotencia, desesperación… pero nos queda la palabra para denunciar tanta injusticia cometida, además de la comprensión como compañeros que somos, de nuestros apreciados usuarios.

    Responder
  6. muchas gracias Pedro por escribir, hoy he tenido un mal momento en una entrevista y ya me veo a veces intentando justificar lo injustificable, pero bueno ya te digo, gracias por escribir.

    Responder
  7. me encanta la carta, no he podido evitar emocionarme, puesto que llevas razón en todo!!
    he puesto un enlace de la carta en mi twitter para que la gente conozca esa horrible sensación que tenemos a la hora de gestionar ciertas ayudas.
    Un saludo y un fuerte abrazo!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: