Las tres copias de Escher y el Trabajo Social.

20130723-122309.jpg

Si tuviera que elegir una imagen que definiera la intervención psicosocial propia del Trabajo Social sería esta que propone Escher, ejemplo excelente, a mi modo de ver, del Paradigma de la Complejidad, tan presente en nuestra intervención. En este cuadro podemos ver cómo las múltiples perspectivas sobre la realidad, todas ellas lógicas desde el punto de vista individual (desde cada una de las personas que aparecen en el cuadro), dejan de serlo cuando ampliamos un poco la mirada y, sin embargo, hay una cierta coherencia en el todo del cuadro. Acordémonos ahora de un caso con el que llevemos tiempo trabajando…..¿ya lo tienes?. Pues te propongo un ejercicio. Haz tres copias del cuadro. En la primera sitúas a los miembros de la familia (¿qué ve cada uno?, ¿qué dice de lo que ve?, ¿sabe lo que ven el resto de los miembros de la familia?), en la segunda a los profesionales del equipo con el que trabajas (¿dónde está cada uno?, ¿que perspectiva tienen?, ¿qué interpretan?). Y en el tercero los sistemas que están presentes en la intervención (el social, el educativo, el sanitario). Pues bien, uno de los ejercicios que diariamente tenemos que hacer como trabajadores sociales es el de responder a la pregunta:¿qué vemos en los tres cuadros de Escher?. La respuesta nos acercará más a una intervención eficaz.

Anuncios

Libre interpretación sobre de qué se ocupa el Trabajo Social. Divertimento

Mirad el siguiente vídeo por favor, son solo dos minutos y es para niñ@s pequeños y grandes

No está en los libros de texto, tampoco en los manuales de trabajo, ni siquiera en las declaraciones o definiciones que se dan sobre el Trabajo Social, pero creo que, (con la libertad desde la que hablamos en esta bitácora), podríamos decir que el fin del trabajo social es el de colaborar en extender ese hilo de la vida, que no quede cortado en ningún momento, y si lo hace, ayudar a enhebrarlo.
Trabajamos con ese hilo rojo que vincula y conecta a las personas, que nos hace humanos y que enlanza, como nudos de una misma cuerda vital, amor, dolor, soledad, compañía, alegría ,tristeza. Así que ya sabeís lo que podéis contestar la próxima vez que os pregunten con qué trabajáis o qué es lo que hace un Trabajador Social: cuidar del hilo rojo de la vida.

Pinceladas

Aquí, en ésta nube, no estamos por las grandes construcciones teóricas, preferimos interpretar, como el violinista se Chagall, alejados de la formalidad de la cámara orquestal. Nos sentimos libres para reinterpretar la realidad y abordar la intervención profesional desde la sensibilidad y la vida cotidiana. Hoy os dejo un pequeño breviario metodológico, pinceladas de una manera de ver y entender el trabajo.
– Cuándo estoy hablando contigo, siento que no sólo te hablo a tí, porque algo de lo que yo te diga a alguien se lo vas a decir. Es el gran viaje de las palabras que se inicia cuando tú me cuentas algo y yo a ti.(Múltiples voces -de familiares, de amigos, de otros profesionales- en la definición de los problemas, por lo que también debe haber múltiples voces en la mejora de los mismos.
– Una única y pequeña palabra,dicha en un momento delicado, puede producir una deriva en la conversación que se notará también en la relación. (Cuidado con las expresiones que utilizamos, cuidado con los momentos en que lo hacemos…)
– El tiempo es una variable fundamental en nuestro trabajo.Tener la habilidad de estirarlo ante la exigencia y acortarlo cuando se produce dependencia, es garantizarnos un buen “tempo” en la relación profesional.

El patio

Con el verano, la luz, los cielos límpidos y la brisa marina que nos acaricia hay como una isobara emocional que tiende hacia la alegría y felicidad. Los espacios abiertos, los cambios en las rutinas, hacen cambiar la perspectiva. Pero en el patio en el que pasan el día y la vida algunos de los niños y padres con los que trabajo, el horizonte sigue siendo el mismo que en el resto del año: cuatro torres de pisos de protección oficial que le delimitan, dos puertas rotas, basura acumulada por el suelo, gritos anónimos provenientes de los balcones y televisores con el volúmen muy alto. Los días, las estaciones y los años se suceden asépticamente, no hay hojas en el suelo en otoño, ni brisa marina en verano, la primavera pasa desapercibida porque no hay flores ni pájaros que la anuncien. El patio no cambia, es imperturbable.
Salen de sus casas para relacionarse en el patio, y la falta de variaciones, de horizontes, de estaciones hace que sus conversaciones adolezcan de matices y sean por lo general, rudas, pétreas, inflexibles: acero y plomo en la vida, hormigón y cemento en el patio. Tengo que procurar que mi despacho no sea una continuación de ese patio.

La soledad pintada

Source: google.es via Pedro on Pinterest

Hopper ha expresado como nadie los paisajes emocionales de la modernidad. Sobrecogen la profunda soledad, el aislamiento, la incomunicación que destilan sus cuadros. Me impresiona ver esa habitación tan impersonal y despojada de todo elemento humanizador y a esa mujer sentada, sola, infinitamente sola. En muchas visitas domiciliarias a personas mayores, he tenido la ocasión de sentir este mismo desasosiego que me producen los cuadros de Hopper, de comprobar el efecto devastador de la soledad en el rostro y el ánimo de esos hombres y mujeres que después de una vida cuidando, reconfortando, ayudando, trabajando, son abandonados emocionalmente. Si, aunque esos salones en los que me reciben,limpios, humildes, detenidos en el tiempo, estén poblados de fotografías de tiempos mejores, de bodas y primeras comuniones, de recuerdos y regalos, están tan vacíos de vida como la habitación del cuadro. Me gusta dedicarles un tiempo a estas visitas, escuchar y preguntar por cómo se sienten, por que vida hacen, por la familia, por el futuro.Tengo la impresión de que así, colaboro a humanizar la habitación de esa mujer del cuadro de Hopper a la que solo le queda el sol de la mañana .

En la burbuja

Source: google.es via Pedro on Pinterest

Esta imagen que utilizaron en una campaña de publicidad, expresa con fuerza, según mi modo de ver, un mecanismo muy moderno y actual : el de la creación de burbujas personales. Son transparentes, parece que no existen y sin embargo están ahí. Tienen apariencia de frágiles, pero como son extremadamente flexibles y dúctiles, son difíciles de romper. Aparentemente protegen, pero realmente separan, excluyen y ocasionan sufrimiento. Algunas están hechas de insatisfacciones, abandonos, prejuicios, frustraciones, incomunicación, desengaños y soledad. Otras, de egos arrolladores y autoestimas superlativas. El caso es que se construyan como se construyan, son muy resistentes y quien vive dentro de ellas enseguida se siente amenazado en su espacio vital y emocional. A veces pienso que los conflictos sociales son más un choque de burbujas que de personas y que los trabajadores sociales tenemos que tener la habilidad profesional de pincharlas (ploffff) con cuidado, atención, respeto y no dejando a las personas a la intemperie sino en la seguridad de renovadas y fortalecidas redes de relaciones que habremos colaborado en crear.

Hola. Comparto esta infografía porque me parece muy interesante para ayudarnos a cambiar la mirada sobre, por ejemplo, la actitud con la que abordamos nuestras intervenciones. Tengo la impresión de que algunas veces ya tenemos decidido antes de empezar, lo que queremos BUSCAR y eso nos atenaza, nos constriñe y encasilla y dirige la acción profesional hacia donde nosotros creemos que está lo que buscamos, pero dejando por el camino otros muchos aspectos que, desde una posición más abierta y libre (en lo metodológico y en lo personal) podríamos ENCONTRAR -conjuntamente con las personas con las que trabajamos-. Por eso a mí me gustan más las metodologías que ponen énfasis en la relación profesional, en la conversación y la escucha activa, en la reflexión.¿Y tú? ¿buscas o encuentras?

Infografia sobre la profesión de Trabajador Social en EE.UU. 2012

Source: msw.usc.edu via Pedro on Pinterest

Está en inglés pero creo que se entiende bien. ¿Qué os parecen los datos?